Para las vacaciones de verano, los restauranteros del estado esperan un repunte en sus ventas entre un 10 y 15 por ciento.

.