Ganaderos serranos prevén un año difícil. Algunos han comenzado a vender su ganado. No se prevén lluvias y el alimento no está garantizado.

.